Sin categoría

No había mejor modo de amortiguar la marcha. Las largas horas de camino entre áridas estepas, desiertos y montañas rocosas, expuestos a calores o fríos intensos, agotaban al más duro de los comerciantes, peregrinos y aventureros. Al principio fueron unos pocos, luego se fue poblando...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies